Paraguay

tierra del agua,

alma guaraní

 
 
 
 

 

Histografía

 

 

Bicentenario Paraguay





Los nativos

Mediados del Siglo XV
Antes que llegaran los conquistadores españoles el territorio estaba habitado por una constelación de pueblos indígenas de orígenes, lenguas, religiones y sistemas socioeconómicos distintos. Las tribus guaraníes son las más conocidas y asociadas al Paraguay. Sus antepasados tendrían más de 7.000 años en el continente.
 
Descubrimiento y conquista
De 1524 a 1547
El estuario del Río de la Plata es descubierto en 1516 por Juan Díaz de Solís; Alejo García en 1524 -por tierra- y Sebastián Gaboto -navegando por el río- son los primeros en llegar al Paraguay.
Buscando "El Dorado" (Perú), la tierra donde decían "brotaba el oro y la plata", los conquistadores españoles fundaron Nuestra Señora Santa María de la Asunción, el 15 de agosto de 1537.
Por una mejor relación con los indios, Asunción fue asiento del gobierno colonial en el Río de la Plata y se convirtió en "Amparo y reparo de la conquista" y "Madre de ciudades". Desde allí partieron sucesivas expediciones para fundar pueblos y asentamientos, incluyendo la repoblación de la abandonada Buenos Aires (1580).
El sueño de llegar a "El Dorado" a través del Río de la Plata se extinguió, cuando una expedición que buscaba el camino a Perú descubre a indígenas cristianizados hablando español.


La Colonia
De 1548 a 1810
Una existencia relativamente pacífica y aislada estimuló la integración entre españoles y guaraníes, factor importante en la formación de la nación paraguaya. No obstante, hubo varios levantamientos indígenas reprimidos.
Un hito importante de este período es la presencia y actividades de la orden sacerdotal de los Jesuitas (de 1609 a 1767). Crearon 30 misiones donde llegaron a vivir más de 150.000 indios guaraníes.
En 1617 se produce un gran desmembramiento de la denominada "Provincia Gigante de las Indias": Asunción pierde hegemonía y se interrumpe la inmigración española.
Entre 1721 y 1735 se registran las "revoluciones comuneras", el mayor desafío al sistema político colonial y el primer grito de libertad en América.
Negociaciones limítrofes entre los reinos de España y Portugal terminan con la entrega a los portugueses de varias reducciones jesuitas. Esto deriva en las denominadas "guerras guaraníticas" y la expulsión de la Compañía de Jesús.
En agosto de 1776 se crea el Virreinato del Río de la Plata, con Buenos Aires como capital. Esta división política colonial alimentaría, después, las pretensiones argentinas de anexión e influiría en la vida independiente del Paraguay.
 
La Independencia     
De 1811 a 1813
Cautivo el rey español Fernando VII de las tropas napoleónicas, Buenos Aires elige una Junta Gubernativa en 1810 y pide la subordinación del Paraguay.
En Asunción deciden obedecer al Consejo de Regencia española. A principios de 1811, un ejército porteño invade estas tierras y es vencido por los criollos paraguayos.
No obstante, los principios revolucionarios se difunden.
La independencia de la corona española se concretó en forma rápida e incruenta, entre la noche del 14 y la madrugada del 15 de mayo de 1811.
Como ya las autoridades realistas estaban al tanto del complot y negociaban un acuerdo de protección con Brasil, un grupo de patriotas adelantó sus planes, tomó el cuartel principal de la época e intimó rendición al gobernador que no opuso resistencia.
En medio de indefiniciones sobre el rumbo inmediato a seguir (subordinación a Buenos Aires o emancipación plena) se fue modelando la República.

 


El gobierno del Dr. Francia    
De 1814 a 1840
Varios experimentos gubernativos terminan con la creación de un consulado de dos miembros (en octubre de 1813) que deriva en la dictadura del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia: dictadura temporal primero (1814) y perpetua después (1816 a 1840).
Durante su administración, Francia aisló al país, reorganizó la administración pública y las finanzas del Estado (con monopolios), forzó el autoabastecimiento (con las denominadas "Estancias de la Patria"), subordinó a la Iglesia y a los extranjeros (confiscando sus bienes) y creó un ejército respetable.
Si bien extendió la educación primaria, eliminó todo tipo de preparación superior.
Francia fue un hombre culto, honrado y feroz como pocos. Consolidó la independencia, dejó un Estado enriquecido y un pueblo temeroso.
Francia murió el 20 septiembre de 1840,  sin nombrar sucesor.
 
El gobierno de los López             
De 1844 a 1870
Muerto el Dr. Francia imperó un período de anarquía y cambio de autoridades.
A "cuartelazos"; un consulado asume el poder hasta que en marzo de 1844 un Congreso sanciona la "Ley que establece la administración política de la República del Paraguay", norma que muchos consideran la primera constitución del país.
Uno de los cónsules, Carlos Antonio López, es designado presidente por diez años (después será reelegido en tres oportunidades, hasta morir en el cargo).

 

 

El gobierno de López (1841-62) fue de desarrollo económico y realizaciones: la primera fundición de hierro de América (1854), el segundo Ferrocarril de América (1856), una flota que surcaba el río de la Plata con las exportaciones del país (1856), servicio telegráfico (1854). Fue una época de gran producción y  comercio y se construyeron numerosos edificios públicos y escuelas.
Para cumplir los propósitos de desarrollo gubernamental fueron traídos técnicos, equipos y maquinarias europeas; a su vez numerosos jóvenes fueron enviados a estudiar a Europa.
Con pequeñas escaramuzas y mucha diplomacia, López consigue diferir problemas limítrofes con Brasil y Argentina por varios años. También supera un grave conflicto diplomático con los Estados Unidos (el caso Hopkins, 1854) que casi termina en una invasión del país.


Carlos A. López fallece en septiembre de 1862: antes nombra a su hijo Francisco Solano como sucesor. Una débil oposición no puede evitar que un Congreso confirme al Gral. Solano López en el cargo al mes siguiente. De ahí parte el "lopizmo" y el "antilopizmo" que marca gran parte de la historia sociopolítica del Paraguay.


 

 

La guerra contra la Triple Alianza 
De 1865 a 1870
La frágil situación limítrofe con los poderosos vecinos, que veían con desagrado el surgimiento económico del Paraguay, sumado al temperamento enérgico del Gral. Francisco Solano López, bastaron para desatar el conflicto bélico mas trágico y doloroso de América durante el sg. XIX.
En agosto de 1864 Brasil invade Uruguay.  Paraguay, dejando de lado su tradicional política de neutralidad, se involucra, saliendo en defensa de su ocasional aliado, Uruguay.
Una cadena de acuerdos terminan por conformar la "Triple Alianza", integrada por Brasil, Argentina y Uruguay. Los tres países firman el famoso "Tratado secreto de la Triple Alianza", en mayo de 1865, que contempla un escandaloso reparto de tierras y vergonzosas indemnizaciones por parte del Paraguay.
El ejército paraguayo sostiene heroicas batallas contra un enemigo superior en armas y número, pero está condenado. En la retirada final pelean mujeres y niños.
En Cerro Corá, el 1 de marzo de 1870, las tropas brasileñas acorralan a López quien herido de muerte no se entrega. Intimado a rendirse lanza su última estocada y emite su célebre frase final: "Muero con mi Patria". Allí lo matan y termina la denominada "Guerra Grande" o contra "la Triple Alianza".
Del más de medio millón de habitantes en 1860 sobreviven menos de doscientos mil personas. La mayoría son mujeres, niños y ancianos.
Casi no quedaron hombres después de la contienda bélica. Las mujeres, emulando el espíritu y abnegación de las "Residentas" que acompañaron a López hasta el final de la guerra, tuvieron la tarea de recomponer una nación desvastada.
El territorio quedó desmembrado, 160 mil km2 fue el fruto de la repartición de tierras entre Brasil y Argentina. El Paraguay se sumió además en un gran endeudamiento debido a las indemnizaciones de guerra que tuvo que pagar a los vencedores.

 

 

La Post-guerra
De 1870 a 1932
Un gobierno provisorio convoca a la Convención Constituyente y Paraguay tiene un marco jurídico liberal a partir de noviembre de 1870.
Se suceden los disturbios políticos, alimentados por influencias de los aliados vencedores.
En 1876 las fuerzas aliadas retiran sus tropas de Asunción y firman los tratados de paz.
Desde 1880 se empiezan a privatizar propiedades estatales.
Edificios públicos, montes, campos y el ferrocarril son vendidos mayoritariamente a financistas extranjeros. Se constituyen grandes latifundios y se dan prácticas legalizadas de esclavitud en los yerbales (los mensú).
La crisis interna se agudiza a principios de siglo y facilita una revolución a finales 1904. Comienza la era de gobiernos liberales que se extendería hasta 1936.
El movimiento obrero se organiza, surgen confederaciones de obreros y artesanos de tendencia anarquista en Asunción. Aparecen intelectuales librepensadores y se desarrolla el pensamiento secularizador y anticlerical.
Durante la 1ª Guerra Mundial se da un auge en las industrias cárnica y taninera.
Mientras tanto, Asunción se moderniza arquitectónicamente.
En medio de reformas y cambios de mando en el poder, incluyendo cruentas guerras civiles, la cuestión de límites con Bolivia se torna conflictiva.
Una intensa crisis económica mundial (1929-1930), nuevas corrientes ideológicas y la cuestión de límites con Bolivia caldean el ambiente político.

 


La Guerra del Chaco
De 1932 a 1935
Pese a tratativas diplomáticas, un viejo conflicto por el Chaco entre bolivianos y paraguayos deriva en una guerra.
Después del rechazo de una gran ofensiva boliviana, en los inicios de 1933, los paraguayos pasan a la ofensiva y llegan, con grandes sacrificios, a las estribaciones de los Andes, en octubre de 1934. En abril de 1935 avanzan hasta Santa Cruz de la Sierra.
Ante una Comisión mediadora, Paraguay y Bolivia firman la paz el 12 de junio de 1935, después de tres años de guerra. Las pérdidas materiales y humanas fueron severas, para ambos bandos. La economía paraguaya recibió otro duro golpe: apenas 60 años después de haber sido semidestruida por la Guerra Grande (1865/1870).
El acuerdo ratificó el control paraguayo sobre gran parte del territorio chaqueño pero dejó campos de petróleo a Bolivia.  
En término de vidas, representó la desaparición de unos 30 mil paraguayos.
Una profunda transformación se produce en el ejército y en sectores populares durante la contienda. Las críticas al régimen liberal se exacerban, mientras una desordenada desmovilización agrava el clima político. El 17 de febrero de 1936 fuerzas militares inician una revolución, derogan la Constitución de 1870 y suspenden a los partidos políticos. Sube al sillón presidencial el Cnel. Rafael Franco, un héroe de guerra.


 

Militarización y coloradización
De 1936 a 1954
Una serie de reformas son decretadas por el gobierno revolucionario (entre ellas, la imposición de las ocho horas diarias de trabajo y el descanso dominical). Diferencias ideológicas generan un nuevo cuartelazo y cambio en el poder en agosto de 1937.
Agosto de 1939. En medio de un gran malestar político llega a la presidencia, por vía de las urnas, el Gral. José Félix Estigarribia, conductor del Ejército paraguayo en la guerra contra Bolivia.
Estigarribia, con simpatía hacia el fascismo, logra la disolución del Congreso, asume todos los poderes y deroga la Constitución de 1870. En julio de 1940 se sanciona una Carta Magna de tinte autoritario y nacionalista, refrendada por plebiscito.
Septiembre de 1940. Estigarribia fallece trágicamente en un accidente de aviación y lo sucede el Gral. Higinio Morinigo, hombre fuerte del momento.
En 1942, el Partido Liberal es disuelto por decreto. Sin Congreso ni oposición política, Morínigo es electo presidente. Rotas las relaciones con el Eje europeo, recibe fuerte apoyo financiero norteamericano.
El Estado crece: se crean, entre otros, el Banco del Paraguay (hoy Banco Central del Paraguay), la Flota Mercante y el Instituto de Previsión Social (IPS).
Las organizaciones obreras se partidizan.
Junio de 1946. Se conforma un gabinete de coalición colorado-febrerista. Retornan los exiliados y las libertades públicas son restablecidas. Este periodo es conocido como
"La Primavera democrática" El 13 de enero de 1947 los febreristas dejan el gobierno y meses más tarde tropas se levantan contra el mismo.
Agosto de 1948. La coalición de militares, liberales, febreristas y comunistas es derrotada por Morínigo con apoyo de civiles colorados (los "pynandí"). La cruenta guerra civil del `47 termina con la persecución y exilio de los opositores.
Morínigo es depuesto en junio de 1948. La inestabilidad provoca sucesivos cambios hasta la presidencia de Federico Chávez (1949/1954). El 4 mayo de 1954, un golpe militar encabezado por Alfredo Stroessner hace renunciar a Chávez.

 


El gobierno de Stroessner
De 1954 a 1989
Nombrado candidato colorado, Stroessner es electo presidente. El ejército, aliado al Partido Colorado, adquiere la hegemonía política buscada desde 1936.
Una nueva Constitución es puesta en vigencia en 1967. Stroessner es reelecto cada cinco años. La oposición es reprimida a lo largo de todo su gobierno con persecución, represión, torturas y muerte.
Las libertades públicas sufren restricciones ya que durante todo el gobierno de Stroessner el país estuvo bajo el denominado "Estado de Sitio".
La colonización del este del país en la década del ´60 reestructura el poblamiento de la Región Oriental. Sin embargo, el problema agrario no es resuelto.
El Estado continúa creciendo: se funda Corposana en 1954 (hoy ESSAP), el Banco de Fomento (1961) el IBR (1963), entre otros. Arranca la monumental represa de Itaipú (1973/82) que trae una prosperidad y bonanza derrochadas por un consumismo sin precedente.
El Partido Colorado registra una crisis en 1987 con al ascenso al poder de los "militantes" y se agrava la situación política. Este último hecho, entre otros, fue una de las causas de la caída de Alfredo Stroessner y su dictadura de 35 años, la más larga de Sudamérica.


 

Transición democrática
1989-2011
En la madruga del 3 de febrero de 1989 se produce el derrocamiento de Alfredo Stroessner producto de un movimiento militar liderado por el General Andrés Rodríguez.
Tras disolver el Parlamento, el General Rodríguez legalizó todos los partidos políticos, exceptuando el comunista, y convocó a elecciones generales para el 1º de mayo de 1989.
Con estas medidas se dio inicio a un proceso de transición hacia la democracia y al mismo tiempo, en sintonía con lo que ocurría en toda América Latina, de liberalización y de reformas de la economía.
En el aspecto político los hechos más resaltantes fueron la elección de Andrés Rodríguez como presidente el 1º de mayo de 1989, con el 74,1% de los votos; la promulgación de una nueva Constitución Nacional en junio de 1992, que estableció un sistema democrático de gobierno y mejoró considerablemente la protección a los derechos fundamentales.
En el aspecto económico los hechos más resaltantes de la gestión del General Rodríguez, fueron la desmonopolización de varios servicios públicos, la liberación del Sistema financiero con la liberalización de las tasas de interés y del tipo de cambio, la reducción de la deuda externa y el inicio de reformas estructurales inspiradas en las ideas del "Consenso de Washington".
Tras las elecciones, entrega el poder en agosto al ingeniero Juan Carlos Wasmosy, primer presidente civil en 40 años.
El Ing. Wasmosy había sido candidato del Partido Colorado en las elecciones presidenciales celebradas en el mes de mayo de 1993, elecciones que según los observadores internacionales habían sido justas y libres.
El gobierno liderado por el Ing. Wasmosy fue una lamentable decepción. La corrupción y las sucesivas crisis financieras de 1995 y de 1997 activaron una crisis económica muy seria que afectó en forma importante a la pequeña clase media paraguaya.
Conjuntamente con los malos resultados económicos también se produjeron retrocesos en el campo político debido al enfrentamiento de Wasmosy con su principal promotor político el General Lino Cesar Oviedo, jefe de las Fuerzas Armadas, él cual fue acusado de intentar un golpe de estado en abril de 1996.
En 1997, después que el General Oviedo ganara las internas presidenciales del Partido Colorado, fue encarcelado y enjuiciado por el intento de golpe de 1996.
La condena de Oviedo lo inhabilitó para las elecciones presidenciales de 1998 y su lugar fue ocupado por el candidato a vicepresidente, el Ing. Raúl Cubas, el cual a su vez dejó su lugar de vice presidente en la chapa presidencial (acorde a estatutos del partido colorado) a su principal enemigo político dentro del mismo partido, el Dr. Luís María Argaña.
Cubas gracias al apoyo de Oviedo, en aquel entonces muy popular, ganó las elecciones con el 56% de los votos a una alianza constituida por los Partidos Liberal y Encuentro Nacional.
A los tres días de asumir la presidencia Cubas indultó a Oviedo liberándolo de la cárcel, hecho que provocó un pedido de enjuiciamiento político del mismo. A este hecho se le sumó el asesinato del Dr. Luís María Argaña que los argañistas y la oposición culparon a Oviedo.

 

 

En la madruga del 3 de febrero de 1989 se produce el derrocamiento de Alfredo Stroessner producto de un movimiento militar liderado por el General Andrés Rodríguez.
Tras disolver el Parlamento, el General Rodríguez legalizó todos los partidos políticos, exceptuando el comunista, y convocó a elecciones generales para el 1º de mayo de 1989.
Con estas medidas se dio inicio a un proceso de transición hacia la democracia y al mismo tiempo, en sintonía con lo que ocurría en toda América Latina, de liberalización y de reformas de la economía.
En el aspecto político los hechos más resaltantes fueron la elección de Andrés Rodríguez como presidente el 1º de mayo de 1989, con el 74,1% de los votos; la promulgación de una nueva Constitución Nacional en junio de 1992, que estableció un sistema democrático de gobierno y mejoró considerablemente la protección a los derechos fundamentales.
En el aspecto económico los hechos más resaltantes de la gestión del General Rodríguez, fueron la desmonopolización de varios servicios públicos, la liberación del Sistema financiero con la liberalización de las tasas de interés y del tipo de cambio, la reducción de la deuda externa y el inicio de reformas estructurales inspiradas en las ideas del "Consenso de Washington".
Tras las elecciones, entrega el poder en agosto al ingeniero Juan Carlos Wasmosy, primer presidente civil en 40 años.
El Ing. Wasmosy había sido candidato del Partido Colorado en las elecciones presidenciales celebradas en el mes de mayo de 1993, elecciones que según los observadores internacionales habían sido justas y libres.
El gobierno liderado por el Ing. Wasmosy fue una lamentable decepción. La corrupción y las sucesivas crisis financieras de 1995 y de 1997 activaron una crisis económica muy seria que afectó en forma importante a la pequeña clase media paraguaya.
Conjuntamente con los malos resultados económicos también se produjeron retrocesos en el campo político debido al enfrentamiento de Wasmosy con su principal promotor político el General Lino Cesar Oviedo, jefe de las Fuerzas Armadas, él cual fue acusado de intentar un golpe de estado en abril de 1996.
En 1997, después que el General Oviedo ganara las internas presidenciales del Partido Colorado, fue encarcelado y enjuiciado por el intento de golpe de 1996.
La condena de Oviedo lo inhabilitó para las elecciones presidenciales de 1998 y su lugar fue ocupado por el candidato a vicepresidente, el Ing. Raúl Cubas, el cual a su vez dejó su lugar de vice presidente en la chapa presidencial (acorde a estatutos del partido colorado) a su principal enemigo político dentro del mismo partido, el Dr. Luís María Argaña.
Cubas gracias al apoyo de Oviedo, en aquel entonces muy popular, ganó las elecciones con el 56% de los votos a una alianza constituida por los Partidos Liberal y Encuentro Nacional.
A los tres días de asumir la presidencia Cubas indultó a Oviedo liberándolo de la cárcel, hecho que provocó un pedido de enjuiciamiento político del mismo. A este hecho se le sumó el asesinato del Dr. Luís María Argaña que los argañistas y la oposición culparon a Oviedo.
 
 
Bibliografía sugerida sobre Paraguay
1. Arturo Bray. Armas y Letras.
2. Félix de Azara. Descripción e historia del Paraguay y del Río de la Plata.
3. Juan Crisóstomo Centurión. Memorias.
4. Ruy Díaz de Guzmán. La Argentina.
5. David Zook. Conducción estratégica de la guerra del Chaco.
6. Mariscal José Félix Estigarribia. Memorias.
7. Natalicio González. Geografía del Paraguay.
8. León Cadogan. Memorias.
9. Ramiro Domínguez. El valle y la loma.
10. Egon Schaden. Aspectos fundamentales de la cultura guaraní.
11. Efraín Cardozo. Historia del Paraguay independiente.
12. Monseñor Saro Vera. El paraguayo fuera de su tiempo.
13. Helio Vera. En busca del hueso perdido.
14. Gabriel Casaccia. La babosa.
15. Augusto Roa Bastos. Yo el Supremo.
16. Augusto Roa Bastos. Hijo de hombre.Yo el supremo
17. Herib Campos Cervera. Ceniza Redimida.
18. Elvio Romero. Los innombrables.
19. Rubén Bareiro-Saguier. Literatura guaraní del Paraguay.
20. Miguel Chase Sardi y Branislava Susnik. Los indios del Paraguay.
21. Ticio Escobar. La belleza de los otros.
22. Luis Szarán. Diccionario de la música.
23. Efraín Cardozo, Ed. El Lector, 1991. Breve Historia del Paraguay.
24. Arturo Bray, Ed. El Lector, 1996 Hombres y Épocas del Paraguay (Libros 1º y 2º).
25. Arturo Bray, Ed. El Lector, 1996. Breve Historia de los Argentinos.
26. General Francisco I. Resquín .Paraguay contra la Triple Alianza, Ed. El Lector, 1996.
27. Miguel Ángel De Marco, Ed. Planeta, 1998. La Guerra del Paraguay.
28. Justo Pastor Benítez, Carlos Schauman Editor, 1990 Carlos Antonio López.
29. Cecilio Báez, Carlos Schauman Edit 1991.Hist. Colonial del Paraguay y Río de la Plata.
30. Manlio Cancogni e Iván Boris, Ed. Noguer, 1972. El Napoleón de Plata.
31. Amancio Pampliega, Ed. El Lector, 1984. Misión Cumplida.
32. Lic. Antonio Landauro, Ed. América 1986. Banderas y Escudos del Mundo.
33. Ticio Escobar. Una interpretación de las Artes Visuales en el Paraguay.
34. Luis Szarán A. Seiferheld. Historia de la Música del Paraguay.
34. Cartas Anuas de los Provinciales del Paraguay de la Compañía de Jesús (1612 1637).
35. Charlevoix S.J. Histoire du Paraguay. París 1776.
36. A. Núñez Cabeza de Vaca. Comentarios. Revista del Instituto Paraguayo. 1901.
37. B. Susnik. Guía del Museo Andrés Barbero.
38. Carlos R. Centurión Historia de las Letras Paraguayas Ed. Ayacucho Bs. As. 1947.
39. J. Max Boettner. Música y Músicos del Paraguay. Ed. APA 1956.
40. D. González Torres. Folklore Paraguayo. 1987 Ed. del autor.
41. Rengger y Lomgchamp. Ensayo Histórico sobre la Revolución Paraguaya. París 1828
42. Parish Robertson. Cartas sobre el Paraguay. Londres 1838



 

 

› arriba